La Fauna por el entorno y en el cañar (Jornadas Arundo donax 2009)

Bienvenidos al cañar y su entorno; donde paisaje, clima, hombre, especies de plantas y animales interactúan entre sí. En estas palabras sobre el medio nos vamos a referir habitualmente a un concreto denso cañar que forma un túnel natural. En las jornadas del año 2009 algunos visitamos el citado cañar para contemplar y escuchar las explicaciones de Santiago Artal, José Lafaja y Manolo Peirat.

CañarFoto: Túnel natural, formado mayoritariamente por cañas.

La siguientes partes considero que son importantes mencionarlas a la hora de determinar la vida que hay en una zona, ya que según donde estemos situados en lo que latitud, longitud, altitud, orografía de alrededor se refiere influirá en el clima y a su vez en toda la vida que se desarrolla en ese lugar, siendo otro factor determinante la composición de los suelos que empezamos comentando.

Origen del paisaje horizontal (resumido).

Según se ve, el origen del paisaje de grandes llanuras y suaves líneas del Valle del Ebro donde se sitúa este escrito, se remonta a la era Terciaria. La zona estaba sumergida por grandes lagos de alta salinidad sin salida al mar (cuencas endorreicas), que recibían el aporte de ríos del Sistema Ibérico y Pirineos. Estos iban depositando los materiales geológicos que arrastraban unos encima de otros, al no haber plegamientos se quedaron tal y como hoy los encontramos, de ahí el relieve tan suave y de grandes llanuras. Ocurrió que la cordillera costero catalana que retenía al este todas estas zonas lacustres abrió camino y eso derivó al vaciamiento de las cubetas, fue entonces que se configuró la red hidrográfica actual. La alta salinidad fue lo que ocasionó la formación de yesos y los restantes materiales que los ríos arrastraban formaron las arenas, arcillas, limos y conglomerados.

Ya tenemos el escenario, ahora la flora y la fauna de manera natural fueron colonizando estas zonas adaptándose a los nuevos paisajes y condiciones.

Situación geográfica del cañar.

Situado en la zona media del valle del Ebro, en la margen derecha, a 260 metros de altitud sobre el nivel del mar. Más concretamente en la rica huerta de La Puebla de Híjar formada por tierras aluviales, cercano a la cuenca del Río Martín, que aporta las aguas para el riego por acequia. Desde esta zona de huerta podemos contemplar el entorno estepario, Sistema Ibérico que comienza a unos pocos kilómetros y los días despejados incluso alcanzamos a ver Pirineos y Moncayo. Es lo que tiene vivir en esta zona de grandes planicies.

Clima

Describimos brevemente el clima mesomediterráneo que nos afecta y que tan importante es para la vida de todos. Temperaturas de hasta 44º grados en verano y -15º en invierno. Gran cantidad de horas de sol al año, alrededor de unas 2600. Gran cantidad de días en el que el frio, desecante y frecuente cierzo del noroeste “golpea” sin compasión, en ocasiones durante semanas enteras estas ya de por si duras tierras. Los inviernos fríos…muy fríos, con heladas demoledoras. Días, incluso semanas de niebla, que junto a las bajas temperaturas producen ese dorondón en el que el paisaje que parece sacado de un cuento de hadas. Las precipitaciones escasas a lo largo del año entre 250 y 350 mm anuales. Esas son las condiciones en las que los animales, plantas y hombre tienen que adaptarse y sobrevivir.

La Fauna

Es este un paisaje de contrastes desde la árida estepa sin árboles con predominancia del matorral, zonas de rica huerta con variedad de árboles frutales, las acequias donde se dan vida las cañas, zarzamoras…incluso se llegan a formar pequeños sotos. Zonas de ribera con su correspondiente vegetación y paisajes de cortados que propician el asentamiento de otras especies. Zonas de pinar… el variado tapiz de hábitats que encontramos en la comarca del Bajo Martín repercute en que haya gran variedad de especies faunísticas.

La Pirámide Trófica

El paisaje actual antropizado desde los Íberos se puede decir, ha ido cambiando y con él siendo el escenario, también lo han hecho los “actores” y “extras” (flora y fauna). El hecho de que todo el territorio haya sido serpenteado por acequias ha cambiado la vegetación y fisionomía, eso ha propiciado que la fauna también, sino más en variedad seguro que en cantidad. Desde la vegetación natural o cultivada por el hombre autóctona o alóctona (cañares), se crea junto al agua (acequias) el hábitat propicio para la vida diminuta de los invertebrados: insectos, arácnidos, crustáceos, miriápodos. Base de alimentación para muchos de los vertebrados: aves, mamíferos, anfibios, reptiles, peces.

A su vez dentro de los invertebrados los hay que se alimentan de vegetales, otros que depredan a otros invertebrados y los hay que son un poco “omnívoros”. Lo mismo ocurre con los vertebrados. Así entre unos y otros mantienen un equilibrio que tan sabiamente la naturaleza ha creado. En resumidas lo que conocemos como la pirámide trófica.

Interior de las acequias.

Empezando desde lo hondo, refiriéndome al interior de las acequias que los cañares suelen rodear y delimitar, encontramos una serie de invertebrados, los más vistos y conocidos los zapateros (parivacas) esos que se desplazan sobre el agua, con patas largas y finas con el cuerpo sujetado “en el aire”. Cangrejos, antes el autóctono y desde hace ya años el americano se ha extendido en gran cantidad de ríos y acequias. Pasando a los vertebrados: peces como los barbos que se alimentan de algunos de estos invertebrados y otros; anfibios como la rana común que se alimentan en gran medida de insectos que pululan por el medio acuático. Reptiles como el Galápago leproso que comen un poco de todo; la culebra de agua que se alimenta de insectos, anfibios, peces, micromamíferos… Aves como la “bala azul” que en ocasiones he podido ver y de hecho capturamos en una sesión de anillamiento científico de la SEO/BirdLife, me refiero al Martín pescador, que se alimenta de peces principalmente. Mamíferos como las ratas de agua especializada en plantas acuáticas…

Otros tantos animales merodean por este medio acuático en busca de su alimento, a saciar su sed, sus necesidades higiénicas u otros.

“En el camino”.

Subiendo al suelo firme empezando con los invertebrados voy a generalizar pues no es lo que precisamente conozca mejor, en el interior del cañar en la base donde los restos orgánicos de este se van depositando y descomponiendo, me he topado con una especie de escarabajo de color amarronado oscuro a el cual le “brilla” el caparazón, aun con esa cualidad brillante consigue camuflarse muy bien con el desecho orgánico. En lo que son los alrededores saliendo del cañar contando con toda la vegetación que rodea a este e incluso se entremezcla encontramos de todo lo que más o menos conocemos: mosquitos, moscas, arañas, hormigas, chinches de todas las variedades, abejas, avispas, abejorros, mariposas, gusanos, escarabajos, libélulas….

MariposaFoto: Medioluto ibérica libando néctar. (Gracias Pablo por la corrección)

Unos pululan por el néctar de las flores, otros pican a los mamíferos para obtener su alimento, otros se alimentan de otros de su mismo reino en fin parece un “lio” pero todo funciona de manera equilibrada.

Podemos encontrar reptiles como las lagartijas ibéricas, las salamanquesas, los lagartos ocelados que se alimentan de insectos entre otros.

Nos vamos con los mamíferos, los que tengo detectados son unos pocos, ya que al ser de hábitos crepusculares/ nocturnos es difícil averiguar quien anda por ahí. Para eso nos valemos de la observación y análisis de las huellas y rastros que estos dejan, no es que sea una tarea fácil en algunas ocasiones…

Huellas de TejónFoto: huellas de tejón (tajugo).

Podemos nombrar al erizo que es insectívoro, al zorro, la garduña (foina), la gineta, son carnívoros aunque podríamos denominarlos como oportunistas, pues según la estación del año se alimentan de frutos y otros vegetales… El jabalí suele ser mayoritariamente vegetariano. De todos estos se encuentran rastros y huellas alrededor y cercanías del cañar. Al tejón se le puede considerar como omnívoro, este es uno de los que he tenido suerte de tener contacto visual ya entrada la noche.

Alzamos el vuelo con las aves, que es el grupo que mejor se detecta. Los cañares les sirven a algunas especies, según mis observaciones (es algo que se deduce, no es que requiera observarlo); de posaderos para vigilar lo que alrededor suyo ocurre, para comerse tranquilamente las olivas que saquean por los campos y otros frutos, para tomar un descanso y mientras discutir con otros pájaros. El cañar les sirve también como refugio para no ser capturadas por otras aves o mamíferos, para criar en la espesura y protección de esta y otros arbustos como zarzas y árboles que se entremezclan de manera laberíntica, en los cuales es casi diríase imposible penetrar. De hecho los ruiseñores comunes que vienen para el tiempo estival por estos lares, se refugian entre este enmarañado y cantan su elocuente melodía e instalan su nido para criar. Hace poco estuve intentando averiguar quién producía un repetitivo canto simple, pelín agudo que llegaba a ser molesto, estuve prácticamente una hora rodeando el cañar por una banda y otra, el pájaro que no se dejaba ver era ese su repetitivo recorrido y canto, al final pude observarlo entre la maleza que se trataba de un ruiseñor, seguramente sería porque tenía el nido y estaba criando, y lo que hacía era vigilarme y llamar mi atención para que me marchase de allí, pues me consideraba una amenaza.

Este el ruiseñor se alimenta de semillas, bayas, insectos. Cito a otros tantos más insectívoros, el petirrojo que ronda en el invierno, marcando con su pechera y presencia su territorio. Las currucas capirotadas, mosquiteros…

Tenemos a otro cantor el mirlo común, el macho negro y la hembra parda, con una cola que hace de timón perfecto para moverse entre esa espesura que ya hemos nombrado. Este se alimenta de insectos, frutos y otros. Lo podremos ver y de hecho sale muchas veces de lado a lado del camino con el alarmante “chop-chop-chop” peculiar que emite.

MirloFoto: Mirlo.

Autor: Alberto Ruiz Palomar.

Los estorninos, jilgueros, oropéndolas, gorriones, zorzales comunes y charlos, las urracas, críalos y muchos más… se dejan ver en el entorno del cañar, durante todo el año, o en una u otra estación.

Lo usan el cañar de dormidero, algunas rapaces como el gavilán la lechuza… los hemos detectado en lo que son el mismo interior del cañar. Un día paseando con mi compañero de fatigas Pepe, nos salió de repente una lechuza que reposaba en ese lugar. El Gavilán, no lo he podido llegar a ver claramente, pero si otro compañero Francisco, viendo unos rastros de excrementos sobre las zarzas y unos habituales círculos de plumas de las aves que capturaba, en este caso zorzales, dedujo que se trataba de un gavilán.

En horarios nocturnos cuando el silencio reina, salen los misteriosos murciélagos; también podremos escuchar en la lejanía y a veces no tan lejos el canto del alcaraván esta ave esteparia que ronda por las cercanías en busca de alimento.

Nota de campo.Paisaje

Una tarde de finales de primavera, despejada a causa del cierzo que sopla con intensidad, el sol se está poniendo sobre el horizonte, los campos de cereal brillan de un color dorado, las cañas traquetean quejándose del viento. Desde una olivera contemplamos como el milano negro vuela en contra del viento…escudriñando el terreno en busca de alimento. Al momento aparece una bandada de vencejos comunes que un día como hoy, estos musculosos pájaros aparentan realizar un mayor esfuerzo para mantenerse en el aire; les acompañan las golondrinas que rasean los campos en busca de los últimos bocados del día. Unos verdecillos cantan cerca, entre los olivos; el triguero canta desde lo alto de una higuera; los gorriones volando a trompicones contra el continuo viento se “enredan” entre el cañar para guarecerse. La curruca cabecinegra canta entre los matorrales como diciendo…hey! ¡Qué estoy aquí! Nos adentramos en el camino que rodean las cañas, dentro de él parece que haya llegado la noche antes de hora. Ahí está el ruiseñor afinando su canto para la noche que entra y ofrecer junto a las cañas y el viento la tuna que acompañe a los esquivos mamíferos.

Contaminación e impacto humano

Desde la revolución industrial, la entrada de maquinaria y productos químicos en la agricultura, ha cambiado todo el medio. También el hecho de que la gente apenas trabaje el campo por otros medios de donde sacar para vivir, ha cambiado la fisonomía y el ambiente de la huerta en este caso me refiero a la de La Puebla por conocerlo a través de las palabras de los mayores. Esto ha hecho que en algunos casos se reduzcan o aumenten los animales que viven por él. En el caso de los insectos como las luciérnagas que antes se decía que había en cantidad, al igual que mariposas que algunos recuerdan que había muchas más; muchos de estos descensos de algunos insectos será debido casi con toda seguridad al envenenamiento indiscriminado del campo con los fitosanitarios. Con ello afectamos a la principal base de alimentación de otros mayores. Ha disminuido la calidad de las aguas, de hecho antes he citado el galápago leproso, algunas culebras, macroinvertebrados como el zapatero, peces, anfibios… estos ahora no son tan abundantes o han desaparecido de estas zonas y de hecho en los ríos, diversos estudios realizados por las universidades determinan que la mortandad de los peces en concreto, es debida a la contaminación diversa de productos que se desechan en nuestras aguas, incluidos los medicamentos.

El incendio de los ribazos y otros…hace también que mueran muchos animales que están en cría o hibernando. A parte de matar prácticamente algunos árboles, que ahora tanto nos hacen falta, y que son lugar de nidificación de muchas aves.

Conclusión

Los cañares y su entorno son lugares vivos, siendo observadores podremos apreciar la biodiversidad.

Los “modus vivendi” de la sociedad han cambiado, pero seguimos estando enlazados a nuestro origen. Debemos aprender de nuestros errores y conservar esos círculos naturales que nos benefician en salud.

Disfrutemos y vivamos de nuestro entorno siendo respetuosos.

Ricardo Rodríguez Canal

Anuncios

2 pensamientos en “La Fauna por el entorno y en el cañar (Jornadas Arundo donax 2009)

  1. Los cañares como los denominan, aquí en Perú lo denominamos “cañaverales” yson muy tradicionales sobre todo en la zona sur. Saludo la información compartida en este sitio web. los cañaverales cumplne diferentes funciones en la tierra y difundirlos es plausible. en mis años de difusión de la caña hueca saludo dicho esfuerzo. aquí en Perú (Tacna). he realizado una investigación para poder elaborar esculturas de caña hueca y sin pegamento aprovechando su geometría natural a esta técnica se denomina “Caña a Presión”. os invito a ver un sitio como es: http://www.canapresion.host22.com o buscar en google acerca del tema. cualquier intercambio de conocimientos acerca de arundo donax.(Caña hueca) es saludable. Mi nombre es Ing. Rene Alanoca Tarqui, os dejo mi correo renealanoca@gmail.com. un fuerte abrazo a la distancia.

  2. Hola Rene!! Muchas gracias por tu comentario!! La verdad que me ha gustado ver la página web que nos has facilitado!! Te voy a dejar aquí otro enlace de un festival de música y más..que se realiza aquí en nuestra tierra el Bajo Martín, #norteTeruel http://arundodonax2009.blogspot.com.es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s