“El huerto limpio” de Carmen

La Puebla de Híjar, 24 de febrero de 2011.

image

Una soleada mañana de febrero, sopla el cierzo característico del valle del Ebro, nos levantamos y damos vuelta por el huerto de Carmen. Ubicado en un terreno utilizado antiguamente como “era” donde almacenar la paja y aventar para obtener grano. En estos terrenos antropizados crecen de forma silvestre y predominante los sisallos, entre otras especies nitrófilas. Son terrenos duros, que no tienen regadío. Pero aun así con diversas técnicas y utilizando el buen invento del gotero es posible sacar fruto de la tierra. Sin olvidar el trabajo laborioso que tiene que dedicar a diario la hortelana. En este artículo haremos un recorrido fotográfico, las imágenes son del mismo día en que se escriben estas palabras, por lo que quizás no muestren el aspecto deseado. Se está pasando del duro invierno a la floreciente primavera.

image image

Flores de Almendro con abejas libando el fresco néctar.

En este huerto se desarrolla el siguiente trabajo y se actúa del siguiente modo:

Para empezar, lo básico es un buen compost. Agua; acolchado de paja, de piedras; trabajos como las binas, escardas y herramientas como las layas, azadas, tijeras de podar, serrucho, una trituradora y por nombrarlo en este caso se ha utilizado una sola vez en la historia del huerto la mula mecánica.

El compost

image

Es una combinación de restos vegetales seleccionados de la cocina, “malas hierbas”, triturados de ramas, ciemo de oveja, gallinácea (heces de gallina), paja, hojas de olivo, almendro, morera, parra, toda la materia vegetal que se genera en este terreno durante todo un año. También se añaden cenizas de madera y tierra del entorno. En toda esta “mezcla” matizo que se añaden plantas de carácter medicinal, con la intención de enriquecer el sustrato final con propiedades diversas. Plantas o arbustos como la santolina, tomillo, romero, melisa, mil en rama, salvia, facelia, albahaca, laurel, etc.

image

El compost, en este caso concreto se realiza del siguiente modo:

Se acumula durante todo el año la materia vegetal en el gallinero, ubicado en los mismos terrenos que el huerto. Allí, las gallinas picotean, escarban y airean los residuos, aportando también sus heces. De esa manera se sanea y se fertiliza el “producto”. Esta operación se realiza mezclándolo con la paja y restos del triturado.

image image

El montón final se realiza cuando llegan las lluvias otoñales, invernales o primaverales. Una vez que el agua de lluvia ha aportado la humedad necesaria. También se puede añadir agua en el caso de que falte.

En un tonel aparte con agua de lluvia se tiene macerando durante meses, ciemo de oveja con ortigas y ese líquido “purín” se le añade al montón final del compost, por encima mismamente.

Una vez hecho esto, al cabo de dos o tres días el compost empieza a coger temperatura, dependiendo de la masa y componentes, hay que controlar los nitratos y los carbonos, coge una temperatura u otra. El montón hay que ubicarlo en la zona más sombreada del huerto porque aquí en ésta tierra el sol es fulminante.

Se deja que evolucione. Se produce un efecto físico-químico, los microorganismos realizan sus funciones, y de esa manera obtenemos un compost sano. Lo conveniente es, que una vez llegue a los 70 y pico C°, baje a la temperatura de 65 C° y se mantenga unos días. A cada nivel de temperatura actúan distintos microorganismos. Este proceso tiene una duración aproximada de tres meses en el que se va enfriando. Cogiendo un color y olor característicos del humus.

Los acolchados

image

Siendo una zona con un nivel pluviómetro de los más bajos, casi desértica, 200 mm/m² anuales, con el azote del frecuente cierzo desecante y el alto número de horas de sol de esta tierra; es necesario y recomendable el acolchado, que puede ser de muchas maneras, siempre aprovechando los recursos y materias del entorno.

En este caso nombramos dos acolchados: el de paja y el de piedras ambos se ponen encima del compost para protegerlo de todas las inclemencias antes citadas. Sobre los árboles frutales, plantas medicinales u hortalizas, por ejemplo. También es eficaz el acolchado de piedras para proteger de las gallinas que “pastan” libremente por el huerto.

No hay que olvidar que todos estos acolchados generan y propician que el ciclo de la vida fluya, y el hecho de instalar gran cantidad de piedras hace que haya muchos recovecos donde se dan vida variedad de insectos, lagartijas, arácnidos, caracoles. La hojarasca alberga mamíferos como el erizo. Los depósitos de agua y otras de las instalaciones favorecen y crean mayor fuente de vida por lo que la variedad de aves que vienen a buscar comida al huerto es notable. De esa manera hay una enorme biodiversidad que enriquece en gran medida este huerto.

image

Trabajos y herramientas

imageFoto: Laya

El trabajo de las binas consiste en abrir la tierra para facilitar que el aire entre en el interior. Esto se hace para evitar la compactación, esta significa anular la entrada de aire a las raíces de la planta. La operación se realiza con diversas herramientas como la laya o la azada de dos puntas. Esta tarea no es necesaria en el caso de acolchados con paja con compost, porque la misma tierra ya tiene la textura suelta como es característico en el humus.

Las escardas es quitar, limpiar las hierbas que molestan en la plantación o donde se vaya a cultivar. Esta operación se hace a mano y sin utilizar ningún producto químico como herbicidas u otros.

image

Los triturados se realizan con la siguiente máquina.

image

La materia obtenida se añade como hemos mencionado al compost, de esa manera aprovechamos toda la materia orgánica que se genera en el huerto.

image

En esta foto vemos una “pastera” que se utiliza para preparar el sustrato de las hojas de ciprés que una vez descompuestas y mezclado con arena y algo de cenizas, va muy bien para los planteros de cebollas, tomateras, etc.

image image

Reforzar el árbol, la planta. Ayudar a su sistema inmunológico.

image

Otro de los trabajos consiste en elaborar los preparados de:

  • Cebolla
  • Ajos
  • Cola de caballo
  • Ortigas
  • Borrajas
  • Mil en rama

Se coge planta fresca o seca se trocea y se sumerge bajo el agua durante unas semanas. Luego se cuela y el líquido obtenido se utiliza para distintas aplicaciones.

También se realizan decocciones de tomillo, salvia, cola de caballo, se ponen unos 100 gramos del producto seco con un litro de agua y se deja cocer durante 20 ó 30 minutos, y al cabo de 12 horas se le añaden 10 litros de agua más y ya lo puedes utilizar para distintas aplicaciones. Esto se puede utilizar para eliminar pulgones, arañas, etc; de este modo también fortalecemos la planta, no la envenenamos ni a ella, ni a la tierra, ni a nosotros mismos, ni a otros predadores.

El purín de ciemo con ortigas con agua de lluvia, una vez reposado y maduro se utiliza para otras aplicaciones: reforzar las plantas, combatir las plagas…

Carbón, facelia, ortigas, paja alfalfa o ciemo de oveja lo ponemos todo en una bañera con tierra de la zona y agua de lluvia. Todo esto se deja madurar, dándole de vez en cuando unos meneos, y el líquido resultante es un buen fertilizante. Sirve para enriquecer plantas, árboles frutales, hortalizas, etc.

Esto es una muestra del producto final

Productos apetitosos de buena calidad, presencia, sabor, textura, olor, con todas sus propiedades, nutrientes y resistentes al tiempo.

image

Las gallinas serranas de Teruel nos dan unos estupendos huevos:

image

Textos: Carmen Canal y Ricardo Rodríguez Canal.

Todas las fotografías menos la del tomillo son de: Ricardo Rodríguez Canal.

Fotografía del tomillo: J. Tomás Laguna.

Anuncios

7 pensamientos en ““El huerto limpio” de Carmen

  1. Impresionante y eso que los tomates estan muy verdes!!!
    Una gran labor para uno buenos resultados desde luego.

  2. Hola familia. Nos ha hecho mucha ilusión ver las fotos del huerto y todo el texto.En el cole hemos hecho un huerto y queremos que sea todo lo ecológico posible.
    Impresionante.Adéu

  3. Hola a la familia 🙂 jajaja! qué ilusión aprobar vuestras palabras jajaja. Bueno, lo de los colegios y los huertos parece que está en auge, a ver si poco a poco se va haciendo algo, que la cultura en torno al huerto forme parte de la educación básica de los jóvenes estudiantes!

  4. Un excelente artículo y la maestria con paciencia del buen cultivo ecológico de los productos vegetales que os alimentais familia Rodriguez , vosotros si que sabeis , buena medicina tomais los primeros cien años , despues ya veremos .
    Es un artículo excelente y divulgativo, leerlo es cultura rural y se aprende mucho sobre lo que se come .

  5. Gracias Pepe!! Los primeros cien años…jajajaja, habrá que ver donde estamos 🙂

  6. Quiero felicitar a la autora y pricipal protagonista cultivadora del huerto de Carmen , a Carmen Canal , por su laborioso trabajo y su filosofia del cultivo hortícola . Sus herramientas son las manos y la observación climatológica , también sus observaciones de los cambios lunares y sus apuntes diarios que hace en su cuaderno sobre el tiempo que hace en La Puebla de Híjar . Los resultados son lo que se ven , verduras ricas y llenas de clorofíla , flavonoides y carótenos .

    Cuando hablais de la facelia o Phacelia tanacetifolia Bentham. siendo una planta anual su cultivo es por semilla ! no ! Su flor es muy bonita y de color azul como la poneis en el fotograma .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s